Apendice
Día de la mujer: 4 casos de violencia de género para no olvidar

Creditos Imagen: Redacción Apéndice.pe

Por ellas. A vìsperas de celebrarse el Día Internacional de la Mujer, Apéndice.pe realizó un listado con los casos de maltrato y/o agresión más impactantes ocurridos en nuestro país, puesto que, según cifras arrojadas por el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), un 68% de la poblaciòn peruana han sufrido alguna vez de violencia física, sexual o psicológica.

Recordemos, por ejemplo, a Arlette Contreras, cuyo caso se volvió emblemático en julio del 2016, cuando su ex pareja Adriano Pozo, hijo de un legidor de la municipalidad de Huamanga, en Ayacucho, la atacó brutalmente en los interiores de un hostal, arrastrándola del cabello mientras estaba con el cuerpo completamente desnudo, luego de que esta decidiera terminar con la relación. Hoy por hoy, el Poder Judicial lo absolvió por dichos delitos, y el Ministerio Público informó que se declare la nulidad del proceso y se disponga de un nuevo juicio a cargo de otro juzgado penal.

Caso similar es el de Micaela de Osma, cuya pareja sentimental, o al menos en ese entonces, Martín Alonso Camino Forsyth, la arrastró por las calles de Miraflores en octubre del año pasado, siendo grabados por una de las vecinas de la víctima, a quien confesó que esa no habría sido la única vez en que el inescrupuloso sujeto la habría levantado la mano. Actualmente, cumple una condena de nueve meses de prisión preventina interpuesta por la tercera Sala Penal de la Corte Superior de Justicia de Lima.

Otra victima, y esta vez mediática, fue Lady Guillen, cuyo caso salió a la luz en junio del 2012 cuando, cansada de tanta humillación, rompió su silencio y denunció a su ex pareja, Ronny García, de haberla agredido brutalmente y de mantenerla secuestrada, llegando al punto de escapar con la ceja rota y moretones en el rostro y parte del cuerpo, repitiendo una frase que quedaría marcada en las memorias de muchos: "Elegí entre vivir o morir". Hoy en día, García cumple condena tras disposición de la Sala Penal Permanente de la Corte Superior de Justicia, luego de haberse mantenido prófugo de la justicia y, posteriormente, capturado el 29 de diciembre del 2016.

Por último, pero no menos importante, es el caso de Ruth Thalía Sayas, quien, allá por los años 2012, fue la primera participante del polémico programa  "El Valor de la Verdad", y que, lamentablemente, fue hallada sin vida tiempo despuès, sepultada en un cerro de Jicamarca. Su asesino y expareja, Bryan Romero Leyva, se confesó como el autor intelectual del crimen y participó de la diligencia de la Dirincri para lograr el respectivo reconocimiento del cuerpo.

Estos, son solo un par de casos que fugen para retratar la realidad de miles de peruanas y mujeres en todo el mundo. El Día Internacional de la Mujer, más allá de ser un día simbólico, se proclamó con el fin de recordar la lucha por erradicar la violencia, y para ello se requiere del apoyo de todos, ya que, según los Centros de Emergencia Mujer (CEM) del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), en todo lo que fue el 2017 se registró un total de 22,684 casos de agresión por personas que consumieron y/o estuvieron influenciados bajo los efectos del alcohol o las drogas.

Se dice erróneamente que recordar es malo, pero, en casos como estos, es bueno tenerlos presentes para no permitir que vuelvan a ocurrir, puesto que, según el psicólogo Eduardo Cruz, experto en adicciones de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida Sin Drogas (DEVIDA) “las mujeres y niños son los grupos poblacionales más vulnerables frente a la violencia ocasionada por el consumo de drogas. Por ejemplo, el varón suele tener una mayor fuerza física que la mujer, por lo que puede ocasionarle un mayor daño físico”. 

Las autoridades pertinentes deben de poner mano dura y no seguir tolerando que los responsables salgan bien librados, cuando muchas de sus vìctimas ya sea en el Perú o en el mundo, no pudieron. Es hora de cambiar, no porque nos sintamos presionados, sino por nuestro bienestar y, por supuesto, el bienestar de miles de mujeres que no hacen más que tolerarnos.

 

 

Por: IHPB

Noticias relacionadas